Los inicios de la Risoterapia


Los inicios de la Risoterapia en el siglo XX

Norman Cousins y Hunter Doherty, los padres de la Risoterapia 

Nuestro taller de Risoterapia en Las Palmas es la actividad más exitosa de la que disponemos. Se basa en ejercicios favorecedores de la risa, así como dinámicas de distensión y cooperación, entre otras, en donde cada participante podrá dejar salir a su niño o niña interior. Nuestro taller de Risoterapia en Las Palmas es una oportunidad única para aliviar tensiones y favorecer la eliminación del estrés. Afortunadamente este tipo de sesiones son conocidas a nivel popular gracias a la trayectoria que ha tenido esta técnica durante el siglo XX.

¿Sabes de dónde procede la Risoterapia?

Ya en la Antigua China podemos encontrar los primeros intereses en la utilización de la risa como herramienta curativa o elemento de bienestar. Los taoístas comprendían que una sonrisa intensa o una risa profunda potenciaba considerablemente la salud, la felicidad e incluso la longevidad de las personas. La risa era considerada un autocuidado personal, o la mejor de mimarnos a nosotros mismos. Ya lo dice un antiguo proverbio chino: “para estar sano hay que reír al menos treinta veces al día”.

En la Edad Media la risa no estaba bien vista socialmente, tan solo podían disfrutar de ella sin prejuicios los pertenecientes a la nobleza que disfrutaban de las actuaciones cómicas de los bufones que hacían un despliegue de sus mejores chistes o piezas de humor. Además de divertir a la nobleza, conseguían que mediante la risa lograran una mejor digestión gracias a la vibración de los tubos digestivos mientras reían.

En la actualidad la Risoterapia es conocida como tal gracias a dos personas fundamentales para su aplicación en las personas: Norman Cousins y Hunter Doherty (Patch Adams).

En los años 70 el periodista Norman Cousins fue diagnosticado de una enfermedad en estado grave (Espondilitis Anquilosante) que degeneraba su columna vertebral con intensos dolores. Los médicos no le dieron ninguna solución, solo padecer su enfermedad de manera crónica y tomar su medicación para calmar levemente sus dolores. La noticia fue un duro golpe para Norman, pero una vez repuesto consiguió dar con un tratamiento alternativo que junto con la medicina convencional y una gran ingesta de vitamina C, lograría reducir su dolor de manera considerable: la risa.

Norman Cousins consiguió tener una gran calidad de vida gracias a la risa y a su actitud positiva y esperanzadora frente a la vida, dejando de lado los pronósticos dramáticos que constataban los médicos. Se ayudó de películas de los Hermanos Marx, Chaplin… Se rodeó de sus amigos, de agradables conversaciones, reía con los pequeños detalles e hizo de su vida una fantástica rutina: reír cada día. Así, el periodista descubrió que tan sólo diez minutos de risa tenía un efecto anestésico que le permitía dormir dos horas sin dolor.

Desde entonces los beneficios de la risa han sido investigados por nuevas corrientes científicas como la Psiconeuroinmunología (que estudia la interacción entre cerebro, sistema endocrino y sistema inmunológico) o la psicología positiva (que estudia de manera científica las bases del bienestar psicológico y de la felicidad así como de las fortalezas y virtudes humanas). Cousins fundó el The Norman Cousins Center for Psychoneuroimmunology.

 

Otro de los precursores es Hunter Doherty, conocido popularmente como Patch Adams o el médico de la Risoterapia. Él ha creído fielmente en el humor, la risa, el amor y la creatividad para la mejora de la salud y ha dedicado su vida a hacer felices a los miles de pacientes de han pasado por su sonrisa. Él mismo prefería definirse como un payaso antes que un médico, aunque la mezcla de ambas cosas le hizo aún más útil en su trayectoria. Fundó el hospital rural Gesundheit! (salud en alemán) que tiene seis pilares básicos en su medicina: felicidad, diversión, amor, cooperación, creatividad y consideración. Además de un profundo respeto por los pacientes de su peculiar proyecto donde ofrecen sus servicios médicos gratis, sin compañías de seguros.

Los inicios de la Risoterapia nacen gracias a estos dos apasionados personajes, un conjunto de técnicas que no solo favorece la risa durante el taller, enseña un modo de vida basado en la felicidad, en el buen humor y la actitud positiva. La Risoterapia va más allá de una sonrisa, es darle calidad a la vida basándonos en nuestros propios y más genuinos recursos, nuestra mejor versión de nosotros mismos.

Si te apetece asistir a alguno de nuestros talleres y descubrir los beneficios de la Risoterapia puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro teléfono de contacto 616807634, enviando un correo electrónico o dejando un mensaje en nuestra sección de contacto. Además te animamos a visitar nuestra página de Facebook y seguirnos la pista muy de cerca.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *